Control de Plagas en la Industria Alimentaria

La detección y el control de plagas es uno de los aspectos que más preocupan a los inspectores en el sector alimentario, ya que la cantidad de patógenos que las plagas pueden transmitir es elevada. Tan sólo los roedores: Salmonella, Listeria, E.coli, Cryptosporidium, Leptospirosis y Toxoplasmosis.

Industria Panadera y Pastelera
Hormigas en la masa en industria alimentaria

Croquis o plano de ubicación de cebos, cortinas PVC y  trampas de luz.

Si queremos estar bien informado y contar con una guía a seguir para evitar la propagación de plagas en el sector de la alimentación,  aconsejamos la Pest Control Procedures in the Food Industry, publicada por el Chartered Institute of Environmental Health (Reino Unido), en la que, además de explicarse los principios del control de plagas en el sector, se realiza una descripción del comportamiento de aquellas plagas que más comúnmente afectan a la industria alimentaria.

Un buen plan de control de plagas

Debe de ser preventivo con el fin de evitar el problema y tener que hacer algún tratamiento de choque “puntual, a la plaga en cuestión”. Elementos comunes en este plan y aplicable a casi cualquier tipo de industria agroalimentaria son el diseño adecuado de instalaciones con barreras físicas en ventanas y puertas, el sellado de cañerías, la retirada correcta de residuos y mantenimiento del exterior de las instalaciones. Dependiendo del tipo de industria ya habrá otro tipo de tratamientos mas específicos como cebos para ratas y ratones, la colocación de insectocutores, trampas para insectos, etc.

¿Qué tipo de controles se utilizan en el manejo integrado de Plagas?

Elementos comunes en este plan (Pest Control Procedures in the Food Ind) aplicable a casi cualquier tipo de industria agroalimentaria son el diseño adecuado de instalaciones con barreras físicas en ventanas y puertas, el sellado de cañerías, la retirada correcta de residuos y mantenimiento del exterior de las instalaciones. 

  • El control indirecto actúa sobre el medio ambiente de las plagas, convirtiéndolo en un medio hostil o inaccesible. Este control es tan importante como el directo ya que si éste primero falla a corto o largo plazo se deberá de aplicar el de control directo.
    ESTOS SON: ventilación, puertas y ventanas con cerramientos de protección o tela mosquitera y con respecto a las rutinas y procedimientos, lo referente a manejo de residuos, ingreso y regreso de mercadería, insumos y productos, etc.
  • El control directo es aquel que actúa sobre las poblaciones de plagas en cualquier estado de desarrollo, provocándole la muerte u otro tipo de alteraciones o daños irreversibles.
    ESTOS SON: recursos químicos, constituidos por los biocidas o los recursos físicos como las trampas de luz, las tramperas, etc.

  • Las plagas que podemos encontrar en general son:
    • Insectos: voladores (moscas, mosquitos) o rastreros (cucarachas, hormigas)
    • Roedores: ratas, ratones.
    • Aves: pájaros
  • Se realiza un diagnostico inicial por medio una inspección previa de las instalaciones con el fin de determinar qué tipos de plagas hay o pueden llegar a presentarse, los posibles lugares por donde pueden ingresar, anidarse o alimentarse.
  • La tarea es realizada por personal idóneo y capacitado para este fin o por medio de una empresa que posee la habilitación correspondiente.
  • Conocido el tipo de plagas a controlar, se elabora un plan de manejo integrado de plagas  en el que se definen las áreas, el tipo de plaga a controlar o manejar, tipo de control (físico o químico),  los productos y su nombre comercial, la frecuencia de aplicación/reposición preventiva, la frecuencia de control, responsable y supervisor, y se elabora un cronograma de aplicación / reposición, donde se indica el producto utilizado, la dosis , el equipo para su aplicación y tiempo de acuerdo a las instrucciones del fabricante, y la fecha de ultima aplicación.
  • Los controles físicos o barreras físicas utilizados son: trampas adhesivas para roedores e insectos y trampas de luz UV para insectos, mallas o cortinas metálicas (tela mosquitera)  (en todas las ventanas, extractores de aire, ductos de ventilación y chimeneas).
  • Los controles químicos son la utilización de productos químicos como raticidas o insecticidas. Las concentraciones de uso de los mismos son las indicadas por el fabricante.
  • Los cebaderos se fijan al suelo y son de seguridad para evitar que sean manipulados.
  • Se diseña un croquis de colocación de la situación de los cebaderos y trampas, las mismas se identifican con números para un control posterior.
  • Se elabora un listado de productos/equipos utilizados, en donde se indica nombre comercial, principio activo, fabricante / proveedor, tipo y número de aprobación, y usos. Al que se adjunta hojas de seguridad de cada producto provistas por el fabricante.
  • Los cebaderos y barreras físicas (trampas de pegamento, trampas de luz, tela mosquitera) son revisados de acuerdo a la frecuencia indicada en el plan MIP, se anotan en un registro de control DE CONTROL DE CEBOS y BARRERAS FISICAS).
  • Cuando se realiza una aplicación o reposición, ya sea preventiva o correctiva, se anota  en el registro correspondiente.

Las inspecciones periódicas

Son fundamentales en los programas de control de plagas. Según el tipo de industria o establecimiento, se establecerá la frecuencia de estas revisiones de rutina. En cada una de ella, los inspectores revisarán las áreas más vulnerables y zonas en las que es más probable que aparezca una plaga de insectos, bacterias, parásitos o roedores, entre otras especies. Las áreas de almacenamiento, los puntos de entrada, las fuentes de los alimentos o el agua suelen ser puntos clave de estas colonias.

El riesgo de una plaga consiste en la contaminación directa de los alimentos, del equipamiento o del agua del lugar. Si no se lleva a cabo un control exhaustivo, se corre el riesgo de realizar una identificación tardía, con un alto coste para la empresa y el consumidor. En función del diagnóstico, la compañía podría verse obligada a parar la producción, retirar productos del mercado por posible contaminación, cerrar unos días o cualquier otro escenario que podría poner en peligro su propia estabilidad empresarial.

Que le ofrece PLAGASOL Desinfecciones en el Control de Plagas en su Industria Alimentaria…

Teniendo en cuenta los riesgos potenciales de salud pública planteados por las plagas, una de las consideraciones más importantes para la industria alimentaria es la forma de elegir correctamente una empresa proveedora de servicios de control de plagas.

Es necesario establecer un protocolo escrito de actuación con la frecuencia de visitas e indicadores claves del rendimiento. PLAGASOL está inscrita en el Registro Oficial de Establecimientos y Servicios Plaguicidas/Biocidas, con personal técnico altamente cualificado, con años de experiencia en el sector, carné oficial certificándonos como especialistas, todos nuestros productos biocidas utilizados se encuentran registrados y autorizados por el Ministerio de Sanidad.

El tratamiento más adecuado

Los programas de control integrado de plagas priorizan los métodos de captura o exclusión antes que los tratamientos químicos. Cuando la situación lo requiere, hay que utilizar los componentes químicos para eliminar la infestación. En estos casos, PLAGASOL Desinfecciones expertos en la materia, valorará las diferentes opciones para paliar su agresividad y centrarse en áreas específicas o la eliminación de especies concretas.

Disponemos de las técnicas y la tecnología para realizar un tratamiento que acabe con las plagas, sin que implique un riesgo para los alimentos o el medio ambiente. De ahí que, en ocasiones, se opte por métodos mixtos, que combinan los compuestos químicos con sistemas de captura o exclusión.

La información de las auditorías

El control de plagas puede representar hasta veinte puntos en las auditorías de seguridad y calidad alimentaria.

Los informes sobre las revisiones y medidas se plasman en la documentación que la empresa entrega al auditor para realizar su valoración.