limpieza manual deposito de osmosis
[Total: 1   Promedio: 5/5]

Limpieza manual deposito de osmosis en sistema de lavado a presión de gasolinera

Imágenes anteriores a la limpieza del deposito lavado a presión de gasolinera:

 

Imagen después de la limpieza del deposito lavado a presión de gasolinera:

Qué un deposito de Osmosis Inversa de lavado a presión en gasolinera

La ósmosis inversa es un sistema de purificación del agua que usa una membrana semipermeable para eliminar iones, moléculas y partículas del agua potable. Para realizar la ósmosis inversa se ejerce una presión para superar la presión osmótica, que es una propiedad coligativa.

La ósmosis inversa elimina muchos tipos de elementos que hay en el agua, incluido bacterias, y se suele usar tanto en procesos industriales como para el consumo de agua potable. El resultado es que todos esos elementos nocivos son retenidos en el lado presurizado de la membrana y el líquido depurado puede pasar al otro lado. Para conseguir el filtrado, esta membrana no debe dejar pasar iones o moléculas grandes a través de sus poros, pero debe dejar pasar libremente el líquido.

Dentro de las poblaciones, gasolineras, centros comerciales, zonas turísticas, etc. o en espacios destinados exclusivos para esta función cada día son más frecuentes las instalaciones de lavados de vehículos.

En este tipo de lavado el agua se pulveriza y se producen aerosoles; por este motivo, estas instalaciones están contempladas en el artículo 2.h “Otros aparatos que acumulen agua y puedan producir aerosoles” del Real Decreto 865/2003, de 4 de julio, por el que se establecen los criterios higiénico-sanitarios para la prevención y control de la legionelosis y concretamente están catalogadas como una instalación de “menor probabilidad de proliferación y dispersión de Legionella”.

 EVOLUCIÓN TÉCNICA

Las máquinas de lavado han evolucionado con el paso del tiempo, antiguamente los lavados de vehículos se efectuaban a mano o con mangueras de agua. La evolución ha llevado al ahorro de agua y a la utilización de agua a presión que hace que arrastre el polvo y arranque mejor la suciedad adherida al vehículo.

Se ha pasado de realizar todo el proceso de lavado con un solo tipo de agua a tener la posibilidad de usar diferentes calidades de agua. Actualmente la práctica totalidad de las instalaciones de lavado funcionan con al menos dos tipos de agua (red para la fase de lavado y desmineralizada para las fases de enjuague y encerado) pudiendo utilizarse en otros casos agua descalcificada. Asimismo, debido a las exigencias medioambientales actuales, cada vez más se reutilizan parte de las aguas residuales depuradas como aguas recicladas en algunas fases del lavado, llegando a ahorrar de un 20 hasta un 75% del agua de consumo de estas instalaciones. Por otro lado las instalaciones de lavado también han evolucionado en su nivel de automatización.

La evolución técnica ha llevado a tres tipos de instalaciones de lavado: boxes, puentes y trenes de lavado, cuyas características se describen en la sección correspondiente.

CRITERIOS TÉCNICOS Y PROTOCOLOS DE ACTUACIÓN

Los criterios básicos de actuación se deben basar en garantizar que el agua de aporte sea de una calidad bacteriológica adecuada y, por otra parte, en la realización de un mantenimiento de la instalación que permita la limpieza y desinfección de las partes más susceptibles de contaminación.

Más información